Pese a la situación argentina, en el resto del mundo la tendencia de inversión inmobiliaria fue fuerte

El 2018 fue, a nivel mundial, el record en inversión inmobiliaria según datos de la Consultora especializada JLL. 730.000 millones de dólares (645.000 millones de euros) es el número exacto de lo que va del año, que engloba las adquisiciones de activos de oficinas, comerciales, logísticos, hoteleras y residenciales. Tales cifras no se alcanzaron desde el año 2007, indicando el crecimiento del sector y la globalización de las operaciones.

En 2009 se marcó el mínimo de inversión, que poco a poco se fue recuperando hasta alcanzar altos niveles a partir de 2014. En los últimos años, en un entorno de bajos tipos de interés y con incrementos de las masas monetarias, se ha creado un gran flujo que se ha encaminado a la compra de propiedades como alternativa refugio, con mayor rentabilidad.

A pesar de que los yields (rentabilidad de las inversiones inmobiliarias) se mantienen en mínimos históricos en muchos mercados globales, apunta la consultora, los resultados empresariales de los inquilinos siguen siendo optimistas “y, con el pronóstico de crecimiento de los alquileres en 2019, el sector seguirá siendo atractivo desde una perspectiva de retorno”.

Cristian Lucero - Zona Dueño