El 2018 se perfilaba como un año próspero para el sector, pero la devaluación y la inflación intervinieron para modificar la tendencia. Se espera que el 2019, con el ingreso de divisas de la cosecha reactive el sector

Se divisaron 2 escenarios altamente antagónicos durante este 2018 que se va, un primer tramo con un boom de ventas impulsadas por los Créditos Hipotecarios y una segunda, adyacente a la devaluación con un freno de las operaciones de compraventa y con una marcada imposibilidad de la clase media de calificar crediticiamente.

Desde la Cámara Argentina Inmobiliaria, esperan que los números del año entrate se asemejen a los de 2016, cuando se realizaron varias operaciones. Otro punto para remarcar el optimismo con el 2019 deviene de la posibilidad de inscribir los boletos de compraventa de viviendas adquiridas desde el pozo, de manera que quienes compren una propiedad desde el pozo tengan protección legal como si hubieran escriturado y acceso al crédito hipotecario.

Para que el sector funcione en 2019 se tiene que dar un combo entre los que se encuentran la estabilización de la moneda, una baja en la inflación y en las tasas. Hoy hay una expectativa que debería verse en abril o mayo próximo, que es cuando estarán los resultados de la cosecha récord prevista en materia agropecuaria.

Cristian Lucero – Zona Dueño