Luego de un año complejo para el sector inmobiliario, referentes del real estate nacional se animan a pronosticar como será 2019

Si hay algo en lo que coinciden todos los analistas económicos y políticos es que 2019 será un año signado por la incertidumbre. La contienda electoral guiará muchas de las decisiones que se tomen desde el ejecutivo y el objetivo será mantener una apariencia de estabilidad por lo menos hasta octubre. En ese contexto, resulta difícil aventurar pronósticos o realizar recomendaciones para el próximo año.

A pesar de lo antes mencionado, distintos referentes del real estate nacional se aventuran a dar sus recomendaciones para el sector en 2019, tanto para inversores deseosos de proteger el valor de sus activos como para todos aquellos en busca de convertirse en propietarios.

En lo que refiere a desarrollos inmobiliarios, el nivel de optimismo es variado entre los especialistas. Hay quienes proponen aprovechar las nuevas oportunidades que se abrirán en una economía de río revuelto, mientras que otros apuestan a la mesura.

Para Leonardo Rodriguez Nader, CEO de la desarrolladora CMNV, la clave para el próximo año será "Invertir en proyectos que ya entendieron que hubo una baja del precio en dólares y que creen que lo más interesante está en el desarrollo de nuevas zonas con buen potencial".

Ezequiel Chomer, director de la desarrolladora que lleva su apellido, opina que para 2019 “lo fundamental será dominar el temor. En momentos de crisis siempre hay quienes pierden y quienes ganan. Los que pierden son quienes venden por temor, pero siempre hay alguien del otro lado que compra, y es quién termina ganando: ¿qué motiva a ese alguien a comprar? Eso tenemos que pensar, es un tema más psicológico que económico”.

Más optimista que sus colegas, Ari Milsztejn, titular de la desarrolladora rosarina G70, señala que “en 2019 surgirá una oportunidad dada la baja sustancial en el costo del metro cuadrado en dólares. Hay que agudizar el ingenio con proyectos novedosos y que agreguen valor. Las claves serán: creatividad, ubicación y valor agregado en eficiencia energética”.

Una visión más expectante y reservada sostiene Carlos Spina, director de Argencons, para quien será importante “ser conservadores pero proactivos. Pensar que sigue habiendo un capital enorme en manos de argentinos que tampoco encuentran muchas alternativas de inversión seguras en el mercado de capitales”.

Por último, Juan Mora, socio fundador y CEO de Casa Campus, cree que en 2019 habrá que “Ajustar los precios en función de la reducción de costos. Explorar nuevas áreas en función del cambio de código. Entender qué demanda el inversor inmobiliario de desarrollos, que estuvo retirado del mercado en 2017”.

Por el lado de los brokers inmobiliarios, la opinión generalizada es que la clave para 2019 será mantener activo el mercado. Proponen no especular con un tema tan sensible como lo es la vivienda propia y aprovechar las posibilidades de inversión que pueden abrirse en el año.

Para Marcelo Di Mitrio, socio y director de Di Mitrio Inmobiliaria, en 2019 “seguimos advirtiendo interesantes oportunidades en obra nueva. Contamos hoy en nuestra cartera con emprendimientos en venta en valores donde hasta hace unos meses estos resultaban impensados: USD 1.500 el m2 y tickets desde USD 40.000”.

Damián G. Garbarini, CEO de DG Negocios Inmobiliarios, divide sus puntos de vista sobre 2019 en dos terrenos, en cuanto a la construcción opina que “sirve construir viviendas unifamiliares en lotes baldíos en zonas de futuro crecimiento” y en lo que refiere a oportunidades menciona que “hay desarrolladores que venden al costo o por debajo del costo para poder terminar sus proyectos en marcha”.

El director de RG Montes, Tomás Seeber, es en cambio tajante: “Siempre recomiendo comprar” y agrega “Al consumidor final siempre le digo que no especule con la coyuntura, sino que salga a satisfacer su necesidad de vivienda. La coyuntura es traicionera. Y siempre aconsejo no descalzarse. Es decir, vender y comprar al mismo tiempo. No especular con el techo de uno”. También aconseja al inversor: “Creo que hoy es tiempo de 1) Volver a mirar los pozos en buenas zonas si se convalida que el costo de construcción baja realmente (hoy bajó pero como los plazos de obra son largos, hay que analizar el comportamiento del dólar y la inflación), 2) Analizar la compra de inmuebles comerciales que quizás hoy encuentran vendedores con más ganas de venta porque las rentas dolarizadas han sufrido con la devaluación, 3) Analizar la compra de unidades usadas a reciclar porque los plazos de obra son cortos y ahí realmente se puede capitalizar la baja del costo de remodelación medido en dólares en forma inmediata y 4) Analizar la compra de unidades afectadas al alquiler temporal: si Argentina se vuelve más barata, mejora el turismo y este cliente paga en moneda dura”.

También Francisco Altgelt, vicepresidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios, tiene una opinión muy concreta sobre cómo se debe actuar en 2019 “Si aparece el comprador que paga lo que desea, venda. Si aparece el departamento que cumple con las características buscadas, compre. No es momento de especular con los precios de los inmuebles”.

Para Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Inmobiliaria, en 2019 “Todo dependerá de la coyuntura económica. El comprador en efectivo va a estar activo siempre. Con dólar estable y créditos accesibles puede llegar a ser un año extraordinario con miles de nuevos propietarios. Va a ser un año donde la cuestión electoral puede tener cierta influencia”.

 

Noticia extraída del diario "Los Andes" del 26-12-18.